19 septiembre 2014

¿Por que no la musica protestante?

No debemos aplicar una "doble moral" en este tema de la música protestante. Por lo mismo, no me gustaría aplicar los términos "es malo" o "no es malo". "La música es un estímulo que afecta el campo perceptivo del individuo; así, el flujo sonoro puede cumplir con variadas funciones: entretenimiento, comunicación, ambientación, etc."

La música protestante es decir, la de los miembros de iglesias que se autonombran cristianas sin ser católicas, a los cuales el Concilio Vaticano II llama respetuosamente "hermanos separados" no es "mala" en sí misma, pero puede ser ocasión para confundirse respecto a la doctrina. La doctrina protestante no es igual que la católica, y en sus cantos se manifiesta rotundamente. Para los "hermanos separados" sólo la fe salva y sólo la Sagrada Escritura es necesaria para llegar a Dios.

Nosotros los católicos creemos que las obras cuentan mucho para dinamismo de la fe, y que la Tradición es también un canal por el que Dios nos comunica la Revelación. También creemos que Jesucristo se hace presente en los siete sacramentos, y que recibirlos es necesario para contar con la ayuda de la gracia. Además, para nosotros María Santísima es siempre Virgen, Madre de Dios asunta al cielo; creemos en la autoridad del Papa como Vicario de Cristo, y en la comunión de los santos. Los cantos católicos manifiestan nuestra doctrina, para testimoniar la fe y acompañar nuestras ceremonias religiosas.

¿Por qué entonces algunos coros parroquiales o cantantes católicos graban "música protestante"? Puede ser por varios motivos. Uno de ellos puede ser la falta de evangelización en los integrantes, al no reconocer o distinguir entre una doctrina y la otra. Otro motivo puede ser el relativismo que ha alcanzado a muchos católicos, para quienes da lo mismo cantar temas católicos que protestantes. No ven la diferencia, o si la ven no les importa, y se dejan llevar por el puro sentimiento o gusto. Otro motivo puede ser el desconocimiento de la música católica, y la proliferación de temas protestantes aporta variedad para las intervenciones en los actos litúrgicos.

Muchos dicen que cantan cánticos protestantes porque están llevando a la práctica el ecumenismo que predicó su santidad Juan Pablo II, ¿es así? Entonar cánticos protestantes no se puede entender como ecumenismo, y menos del que hablaba el Papa Juan Pablo II, pues éste no es para escuchar o cantar música protestante. Si fuera este el punto central del ecumenismo, los "hermanos separados" también interpretarían nuestros cantos, pero no lo hacen, y bien saben el motivo. Simplemente, ellos si ven reflejada nuestra doctrina en los cantos. El verdadero ecumenismo que propone el Vaticano II en el decreto Unitatis Redintegratio pide: "eliminar palabras, juicios y actos que no sean conformes, según justicia y verdad, a la condición de los hermanos separados, y que, por tanto, pueden hacer más difíciles las mutuas relaciones con ellos; en segundo lugar, "el diálogo" entablado entre peritos y técnicos en reuniones de cristianos de las diversas Iglesias o comunidades, y celebradas en espíritu religioso... para que poco a poco por esta vía, superados todos los obstáculos que impiden la perfecta comunión eclesiástica, todos los cristianos se congreguen en una única celebración de la Eucaristía, en orden a la unidad de la una y única Iglesia, unidad que Cristo dio a su Iglesia desde un principio, y que creemos subsiste indefectible en la Iglesia Católica de los siglos... Los fieles católicos han de ser, sin duda, solícitos de los hermanos separados en la acción ecumenista, orando por ellos, hablándoles de las cosas de la Iglesia, dando los primeros pasos hacia ellos..." (n. 4).

El verdadero ecumenismo consiste en respetar a los hermanos separados y entablar con ellos un diálogo de reconciliación, a fin de que acepten los valores de la fe que Jesucristo ha dejado en su Iglesia. Pero si no se conocen estas verdades ¿de qué vamos hablar o a cantar en la Misa y en los momentos de oración comunitaria?

"Todo me es permitido, pero no todo me es provechoso" (1 Co 6, 12). Podemos escuchar cualquier tipo de música, pero no toda nos conviene. En esta cita Dios nos invita a ser maduros en la fe. Si a uno no lo confunden los cantos protestantes, debe considerar que hay muchos hermanos que no están evangelizados y pueden llegar a la confusión de doctrinas y perder su identidad. La identidad nos tiene que llevar a ser hombres de fe, comprometidos para practicar y enseñar la doctrina de la Iglesia que Cristo fundó. Los católicos no necesitamos de cantos protestantes para nuestros actos religiosos, pues contamos con muchos géneros bellísimos: gregoriana, litúrgica, mariana, de evangelización... gracias a los dones que el Espíritu Santo otorga a los miembros de la Iglesia.

El ecumenismo que busca la Iglesia consiste en superar las diferencias con los hermanos separados, a fin de que se superen los obstáculos que impiden la perfecta comunión eclesiástica

Twitter Facebook

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Laundry Detergent Coupons